Untitled Document
 

 

TEMA: A 19 AÑOS DE LA OPERACIÓN CHAVÍN DE HUANTAR: TESTIMONIOS DE VERDAD

Con el objetivo de rendir homenaje y profundizar en aspectos tácticos y jurídicos sobre una de las operaciones militares más exitosas de las Fuerzas Armadas del Perú, Cátedra Perú, foro permanente de la Universidad de San Martín de Porres (USMP), desarrolló su sesión N° LXXII denominada: "A 19 años de la operación Chavín de Huantar: Testimonios de la Verdad".

El evento desarrollado en el auditorio Focum Cultarae de la Facultad de Derecho de la USMP contó con un destacado panel de expositores conformado el Dr. Hugo Guerra Arteaga, Director Ejecutivo de Cátedra Perú; el General del Ejército Peruano (r), José William zapata; el Vicealmirante Luis Gianpietri Rojas, ex Vicepresidente de la República; Dr. Víctor de la Torre de la Piedra, Director Gerente de Inversiones Portland; Dra. Elizabeth Zea Marquina, Directora del Instituto de Derechos Humanos y Desarrollo y la Dra. Delia Muñoz, exprocuradora Supranacional para Casos de Derechos Humanos y Coordinadora de la Maestría en Solución de Conflictos Sociales de la USMP, presidió la mesa el Rector de la USMP, Ing. José Antonio Chang Escobedo.

Asimismo, entre el público asistente estuvieron presentes el Dr. Daniel Valera Loza, Decano de la Facultad de Ciencias Administrativa y Recursos Humanos; Dr. Carlos Cava Vergiu, Decano de la Facultad de Odontología; Ing. Manuel Cáceres Lampén; Decano de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura y el Dr. Ernesto Álvarez Miranda, Decano de la Facultad de Derecho, así como otras autoridades de la USMP, miembros de las Fuerzas Armadas, docentes, alumnos de la USMP.

Elogios de nuestro Rector
En sus declaraciones, el Rector de la USMP, Ing. José Antonio Chang Escobedo, aseguró que la Operación Chavín de Huántar fue una de las victorias más importantes de las Fuerzas Armadas frente al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), el cual amenazó permanentemente al país en esa época.

"Se dieron pasos importantes contra el terrorismo en la década del 90 pero el resultado más brillante fue esta exitosa operación que realizaron nuestros Comandos de Chavín de Huántar, liberando a 72 rehenes el 22 de abril de 1997 de las manos del MRTA. Afortunadamente la fortaleza de quienes estuvieron retenidos en la Embajada de Japón, contribuyó eficazmente a que esta operación llegara al éxito".

Respecto a la mecánica de la Cátedra, indicó que ésta busca abordar tres factores; rendir un homenaje a los Comandos de Chavín de Huántar por llevar a cabo impecablemente el operativo y por anteponer su vida para salvar a otras personas, acto que llenó de orgullo a todos los peruanos.

"En segundo lugar, la Cátedra tratará de analizar los procesos judiciales que llevan nuestros héroes luego que familiares de los emerretistas los denunciaran por una presunta ejecución extrajudicial durante el rescate de los rehenes, y finalmente conocer los detalles y características de la ejecución del operativo, el cual se ha convertido en un caso de excelencia en todas las escuelas militares del mundo".

Testimonios de terror
En el contexto previo al secuestro de las 500 personas que asistieron a la Embajada de Japón la noche del 17 de diciembre de 1996, el Ing. José Antonio Chang Escobedo comentó como anécdota que fue invitado al evento que celebraba el nacimiento del Emperador de Japón Akihito.

"Es una anécdota que cuento permanentemente. Tuve la suerte de no asistir. Cuando ocurrió la toma de la Embajada de Japón, mis amigos me comentaban por biper lo que sucedía diciendo: Tranquilo, la gente ya entra a rescatar; sin embargo no era parte de los dramáticos sucesos".

Para entender la situación que atravesaba el país antes de la toma de la Embajada y el accionar de los integrantes del MRTA o Sendero Luminoso, el Dr. Víctor de la Torre de la Piedra, Director Gerente de Inversiones Portland, explicó el sufrimiento que pasó su padre; Víctor de la Torre Romero, ex Director Ejecutivo de Cementos Lima, luego de ser secuestrado por miembros del MRTA.

"Mi padre fue raptado durante 15 meses desde el 11 de setiembre de 1990 hasta el 24 de diciembre de 1991, tiempo que fue encerrado en una pequeña celda de 1.50 de alto, 2 metros de largo y un metro de ancho. Las condiciones de vida de mi padre se le puede calificar como tortura extrema; tenía un foco encendido las 24 horas del día que no le permitía dormir, así como una radio activa para que no pudiera escuchar las conversaciones de su captores".

Detalló que nunca se le permitió cambiarse de ropa y asearse, y solo recibía una ración de comida al día: "La única posibilidad de comunicación con mi padre era a través de las pruebas de vida, método donde lo torturaban para que emita gemidos solicitando el pago del rescate".

Producto de este secuestro y tortura, su padre –explicó– salió con trastornos psicológicos y psiquiátricos derivados de la descompensación química de su organismo, lo que lo llevó a un cuadro maniaco depresivo, recluyéndose en su cuarto por tres años por temor a ser nuevamente secuestrado. A nivel físico sufrió insuficiencia cardiaca, enfermedades de la piel, problemas en la retina, falleciendo el 6 de agosto de 2003 a los 72 años.

"Esta situación mentalmente fue muy difícil, lo que motivó a mi familia a contratar a un psiquiatra especializado por atender a soldados norteamericanos sometidos a circunstancias parecidas a las que pasó mi padre. El tratamiento permitió que él pudiera pasar los últimos años de su vida con mayor tranquilidad".

Respecto al operativo de rescate Chavín de Huántar, expresó su respaldo y orgullo por los Comandos, por la acción heroica de dar la vida para salvar la de otra persona, así como también extendió su solidaridad a todos los que han sido afectados por estas organizaciones criminales como Sendero Luminoso y el MRTA.

Recuerdos de un rehén
En ese contexto previo a cómo era el accionar del MRTA, el Vicealmirante Luis Gianpietri Rojas, uno de los rehenes de la Embajada de Japón, precisó que las pretensiones de los emerretistas eran las mismas que tuvo Sendero Luminoso en el Frontón: doblegar al gobierno y quitarle la autoridad.

"Durante los días de encierro fueron sumamente duros con nosotros y constantemente fuimos sometidos a torturas psicológicas; nos colocaban detrás de las cortinas para que las fuerzas del orden en el exterior nos confundan con ellos y disparen contra nosotros. En el encierro tuve una fuerte bronquitis y no recibí atención médica, me dijeron que tenía que curarme sin asistencia. El sufrimiento también era transmitido a las familias; ellos se movían en un círculo de total incertidumbre sobre como terminarían nuestras vidas".

Días después del secuestro –explicó– inició las investigaciones para ver si estaban introduciendo micrófonos en la Embajada. Cuando comenzaron a entregar los víveres, empezó a hablarle a todo lo que entraba para informar que tenía un biper que le entregó el Coronel Fernández, otro de los rehenes.

El final del secuestro fue dramático narró: "Me dieron un código especial para poder acortar los mensajes a través de los micrófonos que fueron colocados en la Embajada. Nosotros ya habíamos abierto la puerta de metal del balcón por donde teníamos que salir y por donde ocurrió una gran explosión. Me dijeron que diga la frase: Mary está enferma, que significaba que los terroristas estaban en la faceta de guardia, los rehenes en sus cuartos y que había un policía o militar en cada habitación para que guíe a las víctimas a la salida. Fue el inicio del rescate".

Finalmente, reflexionó sobre la actual situación que atraviesa el Perú en relación a los conflictos violentos y marchas que se viven en el interior del país, asegurando que esta es otra versión de subversión, la cual se manifiesta a través de portátiles que se han armado para moverse entre los campamentos mineros y lamentó la actual situación jurídica que atraviesan los Comandos Chavín de Huantar.

"Este es el mismo modo de actuar de los terroristas; están tratando de tomar el control del gobierno aprovechando la debilidad que éste tiene en algunos temas. Considero que no vamos a salir airosos del juicio que se sigue a los Comandos, a pesar del enorme esfuerzo que ha realizado la Dra. Delia Muñoz y otros especialistas. La justicia debe ser igual para todos, no para los terroristas, quienes están siendo amparados por algunas ONG".

Héroe y líder del operativo
Por su parte, el General del Ejército Peruano (r) José William Zapata, quien comandó la operación Chavín de Huántar, sostuvo que la misión que les encomendó el Gobierno fue rescatar a los detenidos conforme al derecho que tiene todo Estado a defenderse; con el menor costo y con el menor daño colateral posible, y dentro de los conceptos del Derecho Internacional Humanitario.

"Considero que lo hombres que participaron en el operativo no solo tenían la intención de rescatar a los rehenes con vida; habían comprendido el deber y compromiso de la situación porque estaba de por medio el país y la moral de las Fuerzas Armadas".

Asimismo, remarcó que el Estado hizo todo lo posible por conseguir una salida pacífica, por lo que se nombró un equipo de garantes conformado por el embajador canadiense Anthony Vincent, el arzobispo Juan Luis Cipriani y un delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja, presidido por el entonces Ministro de Educación, Domingo Palermo Cabrejos: el objetivo era negociar con los terroristas.

A las 15:23, se inició la Operación Chavín de Huántar, con un equipo de 140 comandos peruanos. Los Comandos ingresaron por 8 lugares al mismo tiempo; cuatro equipos por el primero piso: (asalto). Cuatro equipos por el segundo piso (rescate), francotiradores en las casas, cuatro médicos y equipos de auxilio.

Tres cargas explosivas explotaron casi simultáneamente en tres habitaciones diferentes del primer piso. La primera explosión se ubicó al medio de la habitación donde estaba teniendo lugar el juego de fútbol. A través del hoyo creado por la explosión y las otras dos explosiones, 30 comandos ingresaron al edificio, a la caza de los miembros sobrevivientes del MRTA.

En el último movimiento del ataque coordinado, otro grupo de comandos emergió de dos túneles que habían llegado hasta el jardín trasero de la residencia. Estos soldados ascendieron rápidamente por las escaleras que habían sido colocadas para ellos. Sus tareas consistieron en hacer volar una puerta a prueba de granadas del segundo piso, por medio de la cual serían evacuados los rehenes, y hacer dos aberturas en el techo para poder repeler a los miembros del MRTA en el segundo piso antes de que tuvieran tiempo de ejecutar a los rehenes.

Al final, 14 terroristas del MRTA, el Dr. Carlos Giusti Acuña, entonces vocal de la Corte Suprema y el Teniente coronel Juan Valer Sandoval y Teniente Raúl Jiménez Chávez fallecieron en el asalto.

Finalmente, indicó que los efectos positivos del Operativo Chavín de Huántar fueron el reconocimiento nacional e internacional; confianza en el Gobierno, excelente imagen de país como autoridad; en lo social, confianza y orgullo en las Fuerzas Armadas y sensación de paz y orden.

Posibles escenarios ante el fallo de la CIDH
Respecto a los posibles escenarios que podría atravesar el país si la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) considera responsable al Estado Peruano por las supuestas ejecuciones extrajudiciales contra tres emerretistas en el marco de la operación Chavín de Huántar, la Dra. Elizabeth Zea, Directora del Instituto de Derechos Humanos y Desarrollo, consideró que, en un escenario desfavorable, la Corte podría ordenar reparaciones a favor de los familiares, entre otras sentencias.

"En esta situación, la Corte puede enviar procesar nuevamente a nivel interno a los implicados de la operación; ordenar una suma indemnizatoria en la cual el Estado tenga que desembolsar dinero por tratarse de más víctimas y más familiares; ordenar desarrollar protocolos de investigación para que los casos de tortura y otras formas de violencia sean debidamente investigadas y juzgadas de conformidad con los estándares indicados en la sentencia, o realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional del Estado peruano".

Finalmente, la Dra. Delia Muñoz, exprocuradora Supranacional para Casos de Derechos Humanos, consideró que la sentencia de la CIDH no será absolutamente favorable para el Estado Peruano.

"El núcleo central del proceso en la CIDH está planteado en la nulidad de la competencia en favor del fuero militar, ya que la posición central de los familiares de las víctimas y sus abogados es que los emerretistas que murieron en el rescate no fueron abatidos sino aniquilados".

En el significado de esas palabras, recalcó que, ante la Corte, los términos abatimiento y aniquilamiento tiene gran relevancia y como estas definiciones serían graves violaciones de derechos humanos, la justicia militar nunca fue competente para analizar e investigar estos casos.

"Este es el núcleo de la discusión: la defensa del Estado Peruano ha estado orientada a señalar que la operación militar fue diseñada y ejecutada y lo que ocurrió al finalizar tiene responsabilidades personales pero no de carácter estatal".

Finalmente reflexionó que el Perú no tiene que ser señalado como un violador sistemático de los Derechos Humanos, ya que todos los peruanos sabemos lo que pasó en el país durante esta época de terror.

Luego de las exposiciones el Rector de la USMP, Ing. José Antonio Chang Escobedo, hizo entrega de los certificados a los expositores. Asimismo agradeció la presencia del público en la LXXII Sesión de Cátedra Perú: "A 19 años de la operación Chavín de Huantar: Testimonios de la Verdad".

 

 
 

Página Principal

 

Ciudad Universitaria Av. Las Calandrias s/n Santa Anita, Lima - Perú
Teléfono: (511) 362-0064 / Mail : catedraperu@usmp.edu.pe

Copyright © Área de Diseño Gráfico y Multimedia - FIA DATA - USMP
Sugerencias y comentarios: webmaster@usmp.edu.pe
Todos los derechos reservados