1. Mantener un proceso permanente de mejora para garantizar la formación de un arquitecto con liderazgo profesional y académico en la disciplina.
  2. Formar un arquitecto generalista con una visión unitaria de la arquitectura y lo urbano, con capacidad de vincular saberes especializados y actuar con otras disciplinas.
  3. Impartir una docencia actualizada que mediante un proceso progresivo vincule lo académico y lo profesional.
  4. Entender la enseñanza de proyectos, no como la repetición del ejercicio profesional sino como búsqueda y generación de conocimiento.
  5. Promover que el estudiante sea el protagonista de su proceso de aprendizaje.
  6. Construir una cultura del conocer y hacer compartido que nos de identidad como Escuela frente a la oferta de grado equivalente.
  7. Contribuir a la interdisciplinariedad con las carreras de ingeniería, otorgando aspectos de nuestra formación humanista y tomando aspectos de su formación tecnológica.
  8. Realizar una formación integral que permita desarrollar tanto a la persona como al ciudadano.
  9. Fomentar la internacionalización académica con énfasis en el contexto sudamericano.