(Aprobado por Resolución Rectoral Nro. 539-2000-CU-R-USMP de fecha 03 de agosto del 2000)

 
 
 

CAPITULO I
DE LA EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE

Artículo 1°

La evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje es un juicio de valor que refleja los logros y las deficiencias de la enseñanza y del aprendizaje, se fundamenta en mediciones y descripciones cualitativas y orienta la planificación mediata e inmediata del trabajo académico.

Artículo 2°

La evaluación del aprendizaje se propone los siguientes objetivos :

•  Establecer en forma sistemática los niveles del logro individual y colectivo del proceso de enseñanza-aprendizaje y proporcionar información pertinente para la promoción de los estudiantes.

•  Conocer las potencialidades y limitaciones de cada estudiante.

•  Obtener la información necesaria para la formulación de las acciones de recuperación que requiera el alumno o grupos de alumnos.

Artículo 3°

La evaluación del aprendizaje cumple las siguientes funciones :

•  Proporcionar información sobre el estado inicial de los estudiantes en los dominios cognoscitivo, socioafectivo y psicomotor para aplicar las estrategias pedagógicas correspondientes.

•  Brindar información pertinente y oportuna para tomar decisiones en relación con los sujetos, procesos y elementos del currículo orientados a su mejoramiento.

•  Fundamentar la calificación y acreditación del rendimiento académico de los alumnos.

Artículo 4°

La evaluación tiene las características siguientes:

•  Es integral porque toma en cuenta todos los aspectos del desarrollo de la personalidad del alumno: el cognoscitivo, el socioafectivo y el psicomotor.

•  Es continua porque se manifiesta permanentemente durante el proceso educativo.

•  Es acumulativa porque recupera y orienta, en los respectivos registros la información cualitativa y cuantitativa, que debe ser analizada para mejorar los propios rendimientos.

•  Es valorativa porque es un acto de conciencia que ejecuta el educador, bajo su responsabilidad y ética profesional, sustentado en información cualitativa y cuantitativa que él mismo recupera de manera sistemática a través de procedimientos, técnicas e instrumentos confiables, objetivos y válidos.

•  Es flexible porque se adecua a las condiciones y circunstancias específicas de la realidad de los sujetos y elementos del currículo.

 

CAPITULO II
DE LA EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE

Artículo 5°

Las Facultades tienen la responsabilidad de organizar un eficiente sistema académico de evaluación del aprendizaje que, sobre la base de información objetiva y la valoración pertinente, promueva y/o cancele la matrícula de los estudiantes, de acuerdo con su rendimiento y lo prescrito en el Estatuto de la Universidad.

La frecuencia, así como el tipo de procedimiento de evaluación serán especificados en el sílabo de la asignatura correspondiente. Los exámenes parciales son cancelatorios según la naturaleza de la asignatura.

Artículo 6°

Los alumnos tienen la obligación de propender a mantener un rendimiento académico óptimo. El sistema de calificación es único para todas las asignaturas, y la escala a usarse es vigesimal, de cero (00) a veinte (20), y la nota mínima aprobatoria de once (11). Al promediarse las notas finales se toma en cuenta el medio punto a favor del alumno.

Artículo 7°

El calendario de exámenes parciales, exámenes finales y de aplazados es publicado por el Departamento Académico, con aprobación del Decano al inicio del semestre o año académico.

Artículo 8°

Los alumnos no matriculados en un determinado curso no tienen derecho a ser evaluados. De igual modo, aquellos que no acrediten asistencia de por lo menos del setenta por ciento (70%) a la teoría y noventa por ciento (90%) a la práctica no tendrán derecho a rendir examen final. Al alumno que no ha rendido examen final, pero tiene al menos un cincuenta por ciento (50%) de las evaluaciones del ciclo, se le promedia las notas existentes entre el número de evaluaciones que se programaron.

Artículo 9°

Los alumnos que no rindieron exámenes parciales o finales en las fechas señaladas, ni cumplieron con las tareas académicas, serán considerados desaprobados en la asignatura con la nota mínima de cero (00). Por excepción procede la evaluación de rezagados en exámenes escritos, sólo para los alumnos que acrediten causa justificada y con autorización expresa de la autoridad académica. Este pedido debe hacerse dentro de 48 horas siguientes a la fecha en que se realizó el examen al que no concurrió.

Al alumno que tenga treinta por ciento (30%) de inasistencias y carece de evaluación se le coloca en los registros de cero (00). Por ningún motivo tendrá derecho a rendir examen de aplazados.

Artículo 10°

Para obtener la nota final de la asignatura, el profesor debe considerar por lo menos tres rubros diferentes: exámenes parciales, tareas académicas (exposiciones, prácticas calificadas, intervenciones orales, investigación, etc.) y el examen final. Según la naturaleza de cada asignatura, o tratándose de las secciones de postgrado, se podrá considerar otros rubros de evaluación, los mismos que son indicados en las normas académicas de la Facultad y en el sílabo correspondiente.

Artículo 11°

Los alumnos deben conocer el resultado de cada uno de los rubros materia de calificación y del promedio final, antes que el profesor entregue el Registro de Evaluación a la Oficina de Registros Académicos, de acuerdo al cronograma establecido por la Facultad con el propósito de que tenga expedito su derecho de aclaración o reclamo que, si es justificado dará lugar a rectificación. Se hace efectivo este derecho si el alumno está al día en sus obligaciones económicas con la Universidad.

Artículo 12°

Los profesores, bajo responsabilidad, deberán devolver debidamente calificados los exámenes o prácticas y/o trabajos monográficos que correspondan a los rubros de evaluación. Tienen además la obligación de resolver las prácticas y/o exámenes en el aula, conjuntamente con sus alumnos; a fin de realizar la acción de refuerzo académico.

Los alumnos que no estuvieron de acuerdo con las calificaciones obtenidas en los exámenes teóricos y prácticos podrán presentar los reclamos pertinentes dentro de las 48 horas de conocida la publicación de sus notas y en las fechas fijadas por el cronograma de la Facultad. El petitorio se resuelve dentro de las 48 horas siguientes.

Artículo 13°

Al término de la evaluación el profesor está obligado a entregar las actas de notas conjuntamente con los registros de evaluación, debidamente llenados, a fin de que sirvan como documentos de sustentación.

Artículo 14°

Una vez entregadas las Actas de Notas a la Oficina de Registros Académicos son inmodificables.

Artículo 15°

Al término del período lectivo (semestral o anual) serán promovidos los alumnos aprobados en todas las asignaturas del Plan de estudios o hasta con dos cursos de cargo en el régimen semestral o uno en el régimen anual, con excepción de la Facultad de Medicina donde para ser promovido se requiere que el alumno apruebe todas las asignaturas del año académico respectivo. Se considera alumno desaprobado cuando figure en el Acta respectiva con nota igual o menor a diez (10).

 

CAPITULO III
DE LA EVALUACIÓN DE APLAZADOS

Artículo 16°

Las Facultades pueden programar al término de cada semestre o del año lectivo, según corresponda, evaluación de aplazados para los alumnos que hayan sido desaprobados con un nota no menor de ocho (08) en una o dos asignaturas en el régimen semestral y hasta en tres en el régimen anual. No procede realizar evaluación de aplazados en cursos de prácticas preprofesionales.

Artículo 17°

Entiéndase por evaluación de aplazados las acciones de recuperación académica mediante las cuales el alumno supera sus deficiencias y acredita el logro de objetivos propuestos en las asignaturas.

Está habilitado para rendir exámenes de aplazados quien :

•  Tenga un calificativo final desaprobatorio no menor de ocho (08).

•  Ha cumplido con el pago del derecho por Examen de Aplazados, y

•  Estar al día en sus pagos.

•  No registra deudas de pensión ni por compromiso de pago.

Artículo 18°

La evaluación de aplazados considera un examen escrito que reúne las mismas características y rigurosidad de los exámenes teóricos a los administrados durante el curso regular y se elabora de acuerdo al contenido del sílabo.

Al alumno que aprueba el Examen de Aplazados se le consigna la nota que obtenga. Si se desaprueba, mantiene la nota desaprobatoria anterior.

 

CAPITULO IV
DE LA RESPONSABILIDAD DOCENTE

Artículo 19°

Al término de cada semestre y/o año, en formatos previamente elaborados, los profesores deberán presentar al Director de Escuela y/o Coordinador Académico un Informe Académico que contendrá.

•  Desarrollo del sílabo

•  Investigaciones, innovaciones y prácticas realizadas con sus alumnos

•  Dificultades

•  Recomendaciones

Artículo 20°

Los Directores de Escuela y/o Coordinadores Académicos, o quienes hagan sus veces son los encargados de sistematizar la información presentada por los profesores y extraer conclusiones, para formular lineamientos de trabajo académico para el mejoramiento del proceso enseñanza-aprendizaje. Este Informe académico consolidado será presentado al Consejo de Facultad para adoptar las medidas pertinentes, las mismas que deberán ser de conocimiento del Vicerrectorado.

CAPITULO V
DISPOSICIONES FINALES

Artículo 21°

Aquellas situaciones no contempladas en el presente Reglamento son resueltas por el Consejo de Facultad e informadas al Vicerrectorado.

Artículo 22°

El presente Reglamento entra en vigencia al día siguiente de ser aprobado por el Consejo Universitario

 

Volver