Novedades

Cátedra Perú desarrolló su sesión XCIII denominada: "El impacto en Latinoamérica y el Perú del conflicto comercial entre China y EE. UU."



Cátedra Perú, foro permanente de la Universidad de San Martín de Porres, que aborda temas que resultan cruciales para el Perú y también para el mundo, presentó su XCIII sesión denominada: "El impacto en Latinoamérica y el Perú del conflicto comercial entre China y EE. UU.", la cual se desarrolló vía ZOOM el miércoles 22 de julio. La inauguración de esta cátedra estuvo a cargo del Dr. Hugo Guerra, Director Ejecutivo de Cátedra Perú.


El evento inició con la exposición del Dr. Louis W. Goodman, ex Decano Emérito de la Escuela de Servicio Internacional de la American University y Doctor Honoris Causa de la USMP, quien afirmó que la base del conflicto entre China y Estados Unidos gira en torno a seis tópicos: las barreras discriminatorias al comercio, transferencia de tecnología forzada, militarización de puestos en el mar del sur de China, presión contra Taiwán, limitaciones de Derechos Humanos y espionaje cibernético.


“Estos seis tópicos demuestran lo complejo que es este conflicto entre los EE. UU. y China. Aparte de ello, EE. UU. tiene sus propios desafíos, uno de ellos es controlar el coronavirus, ya que no tiene un plan para contrarrestarlo, reiniciar su economía, convertir el racismo sistemático, cambiar la calidad de vida de su clase media y reconectar con sus aliados”, afirmó el especialista.


Según estimaciones en comercio que traería este conflicto, realizadas por la compañía Bloomberg, el PBI en China en 2021 será de 0.8%, en EE.UU. 0.5% y a nivel mundial 0.5%. Asimismo, el Dr. Goodman indicó que países más dependientes del comercio con China serán los más impactados por este conflicto, y dentro de ellos están Chile y Perú.


“Son dos países que serán más impactados en América del Sur. Estos impactos son graves si los gobiernos están pensando en sus metas de desarrollo que tienen hoy en día”.


Las consecuencias de este conflicto agudizan más la situación en América Latina por dos factores, el coronavirus y la desarticulación económica de Latinoamérica, situación que, de acuerdo con el Dr. Louis Goodman, se grafica perfectamente en el libro “Conectando puntos” del Banco Interamericano de Desarrollo.


“En este libro el BID sugiere que la región debe ir más allá del mosaico actual de pequeños acuerdos y avanzar gradualmente hacia un mercado regional unificado. Y respecto a la pandemia del Coronavirus, el Banco Mundial afirma que América Latina tendrá la peor recesión en 60 años, el producto global caerá 5.2% este año, Latinoamérica caerá 7.2% y recién en 2021 tendrá una leve recuperación”, concluyó el Doctor Honoris Causa de la USMP.


A su turno, el Embajador Óscar Maurtua de Romaña, Ex Canciller del Perú, sostuvo que el conflicto comercial entre EE. UU. y China ha tenido puntos álgidos en los últimos años con el aumento de aranceles a los productos de origen chino y la prohibición de usar Huawei en Estados Unidos; se ha agudizado aún más por la pandemia del Coronavirus y en el reciente despliegue de tres portaviones de la Marina de Guerra de EE. UU. en el sur de China, adyacente a importantes bases militares.


“Según analistas internacionales estas tensiones no escalarán a un conflicto mayor, aunque la confrontación política podría aumentar tras la pandemia del coronavirus. Otros expertos aseguran que China está respondiendo con una buena estrategia comunicacional y de imagen, pues aprovecha para venderse como un país eficiente y globalista que colabora con los demás. Ya envió apoyo a 127 países, a diferencia de Estados Unidos”, detalló el Ex Canciller.


Asimismo, indicó que China y EE.UU. son dos de los principales socios del Perú: con ambos nuestro país tiene Tratados de Libre Comercio, una política exterior en la cual tiene vínculos positivos con ambos países.


“Por ejemplo, China cuenta con más de 500 empresas instaladas en Perú y ha convertido a nuestro país en el primer destino de inversión y cooperación Latinoamericana. Si ninguno de nuestros países, o la región en conjunto, pueden influir en estas preocupantes turbulencias, la opción más inteligente es mantener una calculada y abstinente equidistancia para sostener una relación armónica y beneficiosa con ambos países”, sostuvo el Embajador Maurtua.


En ese contexto, afirmó que nuestro país seguirá estrechando relaciones comerciales con ambas naciones, pese a la guerra comercial que mantienen, igualmente el Perú seguirá trabajando y cooperando dentro de la Organización Internacional de Cooperación a la que pertenecen de forma conjunta los tres países, como es el caso de APEC, así como las asociaciones internacionales, como el FMI, el BID, el BM, entre otros.


“La confrontación de dos modelos socioeconómicos contrapuestos como la de Estados unidos, capitalista democrática, y la China, planificación central comunista, ha generado y generará repercusiones a nivel mundial, no solo de índole económico. El Perú debe mantenerse distante de dicha confrontación y mantener relaciones independientes con ambos países, ya que actualmente se presentan como nuestros principales socios comerciales”, finalizó el ex Canciller.


Para el Dr. Juan Carlos Capuñay, ex Embajador de Perú en China, el antecedente más importante de este conflicto se remonta al 2016, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que los gobiernos anteriores habían promovido la globalización y que ésto había significado el traslado de empresas y un menor empleo para el pueblo americano.


“Planteó varios temas, pero tres son los que tienen mayor relevancia: el retiro del Tratado Transpacífico, renegociación de Libre Comercio con México y Canadá y el mantener una posición firme con China. Y este último se ha convertido en un tema de política interna para Estados Unidos, pese a que el principal acreedor de este país es China, con la que tiene su mayor deuda”, afirmó.


Respecto a los efectos de la guerra comercial entre china y EE.UU. en América Latina, el ex Embajador lo enfoca desde dos perspectivas: los efectos al monto de la exportación, o al monto de comercio, y el efecto de los precios de los productos.


“En el caso del Perú nosotros tenemos un Acuerdo de Libre Comercio desde hace 10 años con China. Gracias a ello, China representa el primer socio comercial del Perú, con un monto exportado de 23 mil millones de dólares en el 2019, muy por encima de Estados Unidos, nuestro segundo socio comercial”.


Para el especialista, la relación comercial que tiene América Latina con China es una relación estructurada que tiene una hoja de ruta, no es una relación coyuntural, que responde a una cuestión especifica. Con la mayoría de los países de América Latina, China mantiene cuatro instrumentos en las relaciones bilaterales con la región, primero los TLC; por otro lado, con el Perú tiene un acuerdo de Asociación Estratégica Integral que reúne al sector público y privado, donde los acuerdos comerciales no están en el marco del conflicto comercial; el tercero es el Comité de Diálogo Económico Estratégico, donde participan específicamente los sectores privados de ambas partes, y con América Latina existe un plan de acción regional con acuerdos en cada sector, por ejemplo, salud, educación y telecomunicaciones.


“Todo esto ha permitido a América Latina contar con un caparazón para poder hacer frente a cualquier problema económico ya sea de Estados Unidos o China”, concluyó el experto.


Para cerrar la XCIII Cátedra Perú, el Dr. Juan Velit Granda, ex Embajador de Perú en Polonia e Israel, afirmó que el eje central del conflicto, además de los conflictos comerciales, es que China ha empezado a despuntar en avances tecnológicos que ha significado ventajas importantes sobre las de Estados Unidos, sobre todo en comunicaciones móviles, como el 5G, que tiene implicancias militares.


“China hoy tiene una visión estratégica diferente, busca un prestigio internacional, busca una presencia internacional y diplomática. La China que siempre miró hacia dentro hoy mira hacia afuera y para ello usa una serie de mecanismos. Uno de ellos, el más importante, es la Ruta de la Seda, que podría colocar a China a la vanguardia económica a nivel planetario en muy corto tiempo. Esta Ruta de la Seda no solo busca prosperidad para China, sino para sus socios”.


Esta nueva visión estratégica de China ha permitido que, aun países como Perú, reciban apoyo a causa de la pandemia del Coronavirus y que no se ha sentido esa misma solidaridad desde Estados Unidos.


Por otro lado, el Banco Asiático de Inversiones de Infraestructura está convirtiéndose en un factor y elemento bancario de primer nivel, que va a competir con la Banca Europea fuertemente golpeada ahora por la pandemia; otro factor que también forma parte del conjunto de elementos que se desprenden de esa nueva visión geoestratégica.


“Para América Latina, que ha sido el patio trasero de Estados Unidos, la cooperación que está dando China es un elemento de vital importancia, que no solo es social y económica; es una cooperación que abarca el destino de la Humanidad”, finalizó el Dr. Juan Velit Granda.



Santa Anita, 24 de julio de 2020
Oficina de Relaciones Públicas
e Imagen Institucional
rrpp@usmp.pe





Volver

 

 



Horarios para Adultos que trabajan (PAT)


Ofrecemos horarios flexibles especialmente adecuados para personas que trabajan ...



Guía Berlitz

Datos de acceso al curso de inglés


Maestría E-Business


Desarrollamos un programa envolviendo los pensamientos organizacionales ...



PROGRAMA

Asesoría de Tesis
en Línea





IDIOMA

Ingles
Virtual



IDIOMA

Portugués
Virtual